Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: El Regalo del Trueno

Guardián en la Puerta Agyo del Templo Todaiji, en Nara

Artículo actualizado el

Hace mucho, mucho tiempo, vivía un granjero en la Provincia de Owari (Prefectura de Aichi). Un caluroso día de verano, cuando estaba controlando el agua de sus campos de arroz, de repente el cielo oscureció y apareció una nube negra. Salió un relámpago de la nube y comenzó a tronar violentamente, seguido de una fuerte lluvia. El granjero, llorando, gritó:

  • ¡No, por favor!

Escapó bajo un ancho árbol cubriendo la cabeza con sus brazos, y esperó a que amainara la lluvia. En ese momento se produjo un tremendo sonido, como si explotaran a la vez el cielo y el infierno. Inconscientemente se tapó los oídos y se acurrucó en el suelo.

Daigokuden

Al poco tiempo se levantó, temeroso, para encontrar a pocos metros suyo un gran objeto brillante. Se acercó curioso y encontró ante él una especia de niño con una cara extraña, cuerpo rojo y pelo brillante. Un niño del trueno, que estaba corriendo por las nubes, dio un paso en falso, cayó a la tierra y quedó inconsciente.

  • Oh, ya veo lo que está pasando. Debe ser el trueno que escuché antes. Qué pequeño es, ¡como un niño!

Se dijo a sí mismo el granjero, sintiéndose un poco incómodo. De repente alzó su azada e intentó matar al niño. El niño del trueno, sintiendo el peligro, dijo nervioso al granjero:

  • ¡Para! No me hagas daño. Di un paso en falso desde la nube y caí. No tengo intención de hacerte daño. ¡Por favor, ayúdame!

Dijo, juntando las manos y pidiendo ayuda.

  • Niño del trueno, al ver lo tremendo que fue el trueno, pensé que serías igual, pero una vez que has caído, veo que eres bastante cobarde. Te ayudaré. No vuelvas a caerte o me dará un infarto.

Dicho esto, le dejó en libertad. El chico, agradecido, le contestó:

  • Muchas gracias. Me gustaría obsequiarte con un regalo por tu generosidad, pero no llevo nada encima. Si hay algo que quieras, házmelo saber. Tan pronto como regrese al cielo te lo enviaré.

El granjero pensó por un momento y dijo:

  • Me preguntas si necesito algo, pero tengo buena salud y tres comidas al día. Aún puedo trabajar, así que no necesito nada. Pero ya tengo 60 años y no tengo hijos. Un niño, es lo único que pido.
  • De acuerdo, te daré un hijo. Pronto tu mujer parirá a un niño sano con gran fuerza física. Ese será mi regalo. A cambio, debo pedirte un favor. ¿Harías un barco de madera de alcanforero, lo llenarías de agua y pondrías una hoja de bambú flotando en la superficie?
  • Eso está chupado. Asegúrate de darnos el bebé.

El granjero cortó un alcanforero para crear el bote. Lo llenó de agua y puso sobre éste una hoja de bambú.

El niño del trueno se subió al bote y ascendió lentamente al cielo.

Pasaron tres meses. La mujer del granjero se quedó embarazada. Pronto dio a luz a un niño. Es extraño pero, cuando nació el bebé, tenía una herida en el cuello en forma de dos pequeñas pitones de colores, cuya larga cabeza y cola conectaban con su espalda.

  • El niño del trueno cumplió con su palabra.

Dijo el viejo a su mujer. Y cuidaron con amor de su hijo.

Cuando el niño cumplió los 13 años, el granjero pidió a un sacerdote de un templo que enseñara a su hijo su sabiduría y le acogiera como discípulo.

A view through paper windows 京都 妙心寺 大雄院

El chico tenía mucho más poder que conocimiento. Al día siguiente de convertirse en discípulo, levantó una piedra tres veces más pesada que él, y la lanzó más de un metro de distancia. El sacerdote estaba tan sorprendido que pensó que el niño tenía un don.

Por esa época, se decía que cada noche un ogro aparecía en la torre del campanario del templo para comerse un discípulo, así que nadie subía a hacer sonar las campanas por las noches. Hacía mucho tiempo que no se oían repicar a las campanas por aquella zona.

Al escuchar esa historia, el niño dijo:

  • Señor sacerdote, déjeme subir al campanario a tocar las campanas.

El sacerdote, agradecido, le permitió subir. Tan pronto como intentó hacer sonar las campanas, un ogro apareció de la nada y le sujetó por la cabeza:

  • ¡No me molestes!

El niño dejó caer el martillo que iba a usar para golpear la campana al ser sujetado por el ogro. Enfurecido, se abalanzó sobre el ogro.

  • ¡No me lo puedo creer! ¿Cómo eres tan fuerte?

El ogro intentó zafarse del niño. Sin embargo, el chico tenía sujeto al ogro y no le dejaba escapar. El ogro también tenía agarrado al niño por el pelo y tiraba fuertemente de él.

Como tenían una fuerza similar, siguieron tirando el uno del otro hasta el amanecer. Un gallo cacareó. El ogro se sobresaltó tanto que dejó la piel de su propia cabeza en manos del niño y huyó.

Los aldeanos corrieron a la torre del campanario una vez se hizo de día. Estaban emocionados de ver al niño saludándoles mientras agitaba la cabellera del ogro. El ogro había sido un sacerdote ejecutado por un crimen que cometió y aparecía desde su tumba cada noche. Después de esto nadie volvió a ver al ogro.

La piel que el ogro abandonó se convirtió en el tesoro del templo.

Original de Masao Kusuyama.

 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.