Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: La Hija Inteligente

Pequeño templo en el interior del bosque de bambú de Arashiyama

Artículo actualizado el

Hace mucho, mucho tiempo, vivía un mercader en una próspera ciudad. Su mujer y él trabajaban duro, y el negocio iba viento en popa. Pero tras años de trabajo, su mujer cayó enferma. Parecía empeorar cada día. El doctor dijo que su enfermedad era incurable., pero que quizás podía ser tratada con una rara medicina de Korea. El hombre quería mucho a su mujer. Aunque la medicina costaba más de lo que se podía permitir, la compró. Poco a poco agotó sus ahorros. Al final tuvo que pedir prestado dinero a un usurero. Por desgracia, la medicina no funcionó, y la mujer falleció. El mercante se había endeudado hasta las trancas. Cayó en una depresión. Su hija estaba muy preocupada. Tras el funeral, el prestamista visitó al mercader.

dinheiro japones 5.000 yenes
 

  • Siento muchísimo la pérdida de su mujer. Pero he de decirle que su deuda vence hoy. Estoy aquí para cobrarla. Si no puede pagar, le demandaré. Pero debo advertirle de que no soy un hombre tan despiadado. Le daré una oportunidad de quitarse el crédito. Permítame casarme con su hija y cancelaré su deuda.

En realidad, el prestamista había querido casarse con la bella hija del mercader desde hacía años. Aún a pesar de que era mucho más viejo, una vez se declaró, pero ella le rechazó.
Ni el mercader ni su hija estaban contento con su segunda proposición. El mercader se sintió humillado al no poder afrontar el pago de la deuda. Lo único que podía hacer era pedirle más tiempo al prestamista.

Días después el usurero volvió a visitarles. Sonrió a la hija del mercader y dijo:

  • Tengo una idea. ¿Por qué no jugamos a un juego? No creo que tu padre tenga suficiente dinero para pagar su deuda. Pero este juego puede salvarle. Pondré dos piedras en esta bolsa vacía. Una es blanca y la otra, negra. Saca una piedra de la bolsa. Si la piedra es negra, te casarás conmigo y el préstamo de tu padre se cancelará. Si sacas la piedra blanca, Cancelaré el préstamo y no tendrás que casarte conmigo. En ambos casos tu padre saldrá ganando. Ten en cuenta que si rechazas jugar, demandaré a tu padre. Ten por seguro que acabaría en la cárcel.

La chica no tenía elección. Aceptó jugar a regañadientes. Ambos salieron al patio. El jardín del mercader estaba cubierto con montones de pequeñas piedras blancas y negras. El hombre cogió dos piedras y las metió en la bolsa.

  • Ahora, saca una de ellas.

Titubeó un poco, se decidió y sacó una piedra. Al sacarla se le resbaló y se le cayó al jardín, con el resto de piedras.

  • Oh, lo siento. ¡Qué descuidada soy! Se me cayó antes de que pudiera comprobar su color.

Se agachó y cogió una piedra blanca.

  • Creo que es esta.

En realidad todas las piedras que tenía bajo sus pies eran tan similares que nadie podría saber qué piedra se le había caído.
El hombre se puso rojo y gritó:

  • ¡Esa no puede ser la piedra!  ¡Debería ser negra!

La joven le respondió:

  • ¿Por qué estás tan seguro? Si compruebas tu bolsa, verás el color de la piedra que hay dentro, y yo habré sacado el color contrario.

Por supuesto, él sabía que la piedra que estaba dentro de la bolsa era negra porque puso dos piedras negras. Pero no podía confesarlo, así que tuvo que admitir que había sacado una piedra blanca.
«Esta chica esa más lista que yo», pensó.
Como el prestamista había prometido, se olvidó del matrimonio y canceló la deuda del mercader.

Piedras
 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*