Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: Veneno

Ninenzaka de noche

Artículo actualizado el

Hace mucho, mucho tiempo, vivía un rico pero tacaño hombre en una pequeña ciudad. Obligaba a su mujer a vivir con lo mínimo. Le ordenaba que no gastara dinero y controlaba cada gasto de la casa. Nunca había ayudado a nadie que lo necesitara. Al final su mujer se hartó y le abandonó. El hombre y sus dos hijos, Taro y Jiro, tenían que empezar a valerse por sí mismos.

Un día el hombre salió a hacer negocios. Antes de salir, le dijo a los dos hijos:

  • Volveré pronto. Por favor, cuidad de todo mientras no estoy. Escuchad, os diré algo importante. Tengo un veneno mortal en el armario de la habitación. Me temo que solo con oler el veneno podríais enfermar, o incluso morir. Tenedlo muy presente, no entréis en la habitación. ¿Lo habéis entendido?

Los chicos se miraron el uno al otro y asintieron con la cabeza.

  • Sí, papá, lo hemos entendido. No te preocupes por eso.

Poisonous?

Una vez el padre se fue, los chicos respetaron su orden y no se acercaron a la habitación. Pero pronto les reconcomía la curiosidad por ver el veneno.

  • ¿Por qué no echas un ojo a la habitación a ver qué hay allí? Llevamos un abanico para alejar el aire venenoso y listo.

Dijo Taro.

  • ¡De acuerdo!

Empezaron a abanicar enérgicamente mientras entraban miedosos en la habitación de su padre.

  • Dale más fuerte, Jiro.

Dijo Taro, mientras abría la puerta corredera del oshi-ire, una especie de armario tradicional japonés. Allí encontró un extraño tarro.

Oshiire with fusuma doors

  • Debe ser esto.

Dijo, poniéndolo sobre el tatami con cuidado. Lo miró por unos instantes y dijo:

  • Quiero saber qué hay dentro. Jiro, abanica mucho más fuerte.
  • No lo abras. ¡Es muy peligroso!
  • No te preocupes, sigue abanicando.

Jiro siguió abanicando frenéticamente. Taro osó a abrir el tarro. Dentro no había más que polvo marrón. Cogió un poquito con los dedos y lo lamió.

  • ¡Está dulce! Creo que es azúcar. He oído que es muy caro y que la gente normal no puede acceder a ello. Quizás nuestro padre ahorró para ésto, y nos dijo la mentira para mantenernos lejos del tarro.
  • ¡Lo lameré!

Taro lamió su dedo índice y lo introdujo en el tarro. Después volvió a llevarse el dedo a la boca.

  • ¡Qué bueno! ¡Esto está más rico que las castañas!

Jiro dejó de abanicar, observó la cara de Taro y también probó el azúcar.

  • ¡Muy rico! ¡Más dulce que las patatas!

Disfrutaron probando el azúcar hasta que acabaron con el tarro. Taro dijo:

  • Si papá se entera de esto, nos mata. Debemos hacer algo… Vale, creo que tengo una idea.

Se acercó a la alcoba, cogió el precioso pergamino que colgaba de la pared y lo destrozó. Jiro se escandalizó:

  • ¡No hagas eso! Es el favorito de papá. Se va a volver loco cuando lo vea.
  • No te preocupes Jiro. Ahora es tu turno. Lo único que debes hacer es romper su taza. También es su favorita.

Jiro salió con la taza en su mano y la dejó caer sobre una roca del jardín. Se rompió en varios trozos. Los cogió y los colocó sobre la mesa.

El hombre regresó a casa horas después, y encontró a Taro y a Jiro llorando en su habitación. Cuando los chicos pidieron al hombre que entrara en la habitación, empezaron a llorar con más fuerza.

  • ¿Qué pasa, hijos?
  • He roto el pergamino de la alcoba mientras peleaba con Jiro. ¿Era tu favorito, verdad?
  • Papá, cuando Taro me empujó, mi pierna golpeó en la mesa y se rompió tu taza.
  • Creímos que la única forma de pagar por nuestros actos era con nuestra vida. Como nos hablaste del veneno, lo hablamos y decidimos tomarlo para morir antes de que volvieras.
  • Probamos un poco del veneno pero no morimos. Probamos más, pero aún seguíamos vivos. ¿Qué debemos hacer?

Los chicos salieron corriendo. Su padre echó un vistazo al tarro de azúcar y lo encontró completamente vacío. Corrió tras ellos gritando.

  • ¡Quietos! ¡Os vais a enterar! ¡Veréis cuando os alcance!

Pero no había razón para regañarlos porque él fue el primero en mentir.

 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.