Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: El Ciervo Arcoíris

Ciervo

Artículo actualizado el

Hace mucho, mucho tiempo, vivía en un frondoso bosque un extraño ciervo. Tenía cuernos dorados y su piel lucía con 7 colores diferentes, como un arcoíris. El ciervo se pasaba el día intranquilo, temiendo que pudiera ser capturado por su preciosa piel y cuernos. Así que vivía solo en lo más profundo del bosque, escondido incluso de otros ciervos. Era muy complicado poder cruzarse con este ciervo. Pero este ciervo tenía un amigo: un cuervo.

Un día el ciervo bajó la colina en busca de comida. Era un día agradable tras una fuerte lluvia. El río había crecido y fluía rápidamente. Cuando el ciervo alcanzó el río, quiso beber un poco de agua. En ese momento escuchó un lamento:

  • ¡Ayuda! ¡Ayuda… m… e…!
  • ¿Quién es?

El ciervo observó que un hombre estaba siendo arrastrado por la corriente del río. Se había agarrado a una rama pero al poco se rompió y seguía a la deriva río abajo. «Ese hombre se va a ahogar», pensó el ciervo.

Entonces el ciervo se adentró en el río, se sumergió y, cuando el hombre pasó por encima suyo, se alzó para que se quedara en su espalda. Salió hacia la orilla con el hombre y lo dejó caer en la hierba. Pronto el hombre se recuperó y observó cómo era el ciervo que le había salvado la vida. Dijo con una débil voz:

  • Señor ciervo, me ha salvado de ahogarme, ¿verdad? Te debo la vida. Nunca te olvidaré. ¿Cómo podría recompensarte?
  • No quiero nada. Es natural que ayude a alguien que lo necesite. Pero si puedo pedirte un favor, nunca le hables a nadie de mi. He oído que los humanos son muy avariciosos y que quieren cualquier cosa que encuentran. Si oyeran oír algo sobre mi, vendrían a capturarme para vender mi piel y mis cuernos.

El hombre negó con la cabeza y dijo:

  • Lo prometo. Me has salvado la vida. Jamás rompería esta promesa.

Un mes después, la mujer del señor de la región tuvo un extraño sueño. Le habló a su marido del sueño que había tenido:

  • En mi sueño, estaba en el bosque y apareció un precioso ciervo con una piel de siete colores, que apareció de ninguna parte, y me saludó.
  • Tus sueños son siempre proféticos. Ese ciervo debe existir en alguna parte de mi región. Haré que mis hombres lo encuentren.

Puso numerosos carteles a lo largo de la región. En ellos se decía:

Cualquiera que pueda darnos información acerca de un ciervo de piel arcoíris será recompensado.

La gente se acercó a leer y comentaban entre ellos:

  • ¿Qué? ¿Un ciervo arcoíris?
  • Eso es imposible. El señor se ha vuelto loco.

Nadie excepto un hombre sabían nada acerca del precioso ciervo. Se trataba del hombre al que salvó la vida el ciervo en el río. Vivía en la pobreza y anhelaba la recompensa con todo su corazón.

  • Si le digo al señor dónde vive el ciervo, me dará un montón de dinero y seré rico.

Cuando llegó al castillo ya se le había olvidado la promesa que le hizo al ciervo.
Escuchando al hombre pobre, el señor dijo:

  • El sueño de mi mujer se hará realidad. Muéstranos el lugar inmediatamente.

El hombre aceptó guiar al señor y a sus hombres al lugar en el que habitaba el ciervo. Éstos iban ataviados con arcos y flechas.
El hermoso ciervo yacía tumbado en la hierba, en un claro del bosque. Su amigo el cuervo, al ver lo que se avecinaba, le avisó desde lo alto de un árbol:

  • ¡Oh, no! Un montón de cazadores, liderados por el señor de la región, vienen en tu busca. ¡Si te encuentran te van a matar!

El ciervo reconoció ruidos de pisadas viniendo cada vez más cerca, de diferentes direcciones.

  • Si no consigo escapar, cualquiera de ellos me disparará. Será mejor ir directamente hacia el señor y que me mate él directamente.

El ciervo se dirigió hacia el señor con orgullo y coraje. Los cazadores se sorprendieron al ver al ciervo. Era tan hermoso que nadie podía dejar de mirarle. Pronto lo rodearon y apuntaron con sus arcos.
El señor dijo a sus cazadores:

  • ¡Esperad! El ciervo está dirigiéndose hacia mi sin miedo. Debe tener sus razones. No le disparéis.

El ciervo siguió acercándose al señor, y se arrodilló ante él. Para sorpresa de todos, comenzó a hablar:

  • Vivo en este frondoso bosque por miedo a ser encontrado por los humanos. Mi señor, ¿cómo dio con mi localización?
  • Este hombre nos mostró el camino.

Apunto al hombre que se escondía tras un grupo de cazadores. Era el hombre al que el ciervo salvó en el río.

El ciervo dijo al hombre:

  • Cuando te salvé de morir ahogado me hiciste una promesa. Pero hoy vienes a matarme. Si esto es cierto, eres un mentiroso.

El hombre agachó la cabeza y guardó silencio.Tras escuchar esto, el señor de la región sintió gran pena por el ciervo, y dijo:

  • Entiendo lo que dices. Salvaste la vida de este hombre. Y al contrario, él te traicionó. Está claro en quién se puede confiar y en quién no.

El señor pidió a sus hombres que capturaran al traidor y le cortaran la cabeza.
El ciervo dijo al señor, con voz triste:

  • ¡Por favor, espera! Seguro que el hombre está arrepentido. Por favor, perdónale la vida

El señor estaba tan conmovido por la bondad del ciervo que decidió exiliar al traidor a una isla desierta, en vez de matarle. Además, puso una serie de carteles, que decían:

Los animales nunca deben ser disparados.
Aquel que mate a uno de ellos será castigado con la pena de muerte.

Desde entonces, la gente dejó de cazar, no solo al ciervo, sino a otros animales.

La generosidad del señor se extendió y su región se convirtió en un lugar más pacífico y próspero.

 

Deer

 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.