Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: La Promesa Rota

Parque Momijidani en Miyajima

Artículo actualizado el

  • No le tengo miedo a la muerte – dijo seriamente una mujer enferma en la cama – pero hay una cosa a la que sí temo. Quiero saber quién ocupará mi lugar en esta casa tras mi muerte.
  • Nunca me volveré a casar, nadie ocupará tu lugar aquí – dijo su marido, un samurai.

Eternal Rest || Descanso Eterno (Chion-in Temple, Kyoto)

La quería muchísimo.

  • ¿Lo juras como samurai? – dijo sonriendo débilmente.
  • Lo juro por mi honor como samurai.
  • Entonces… te importaría enterrarme en el jardín? Si no te importa, a los pies del ciruelo que plantamos juntos. He pensado en pedirte esto mucho tiempo, pero si te volvieras a casar, no querrías tener mi tumba tan cerca. Me has prometido que no te volverás a casar, así que creo que puedo pedírtelo. Desde allí podré oír tu voz y disfrutar viendo florecer el jardín en primavera.
  • Lo prometo – contestó el marido – pero por favor deja de hablar de tu muerte. Creo que aún puedes recuperarte.
  • No, sé que me estoy muriendo. Entiérrame en el jardín por favor.
  • Bajo el ciruelo que plantamos juntos. Así lo aré.
  • ¿Te importaría darme un cascabel?
  • ¿Un cascabel?
  • Sí, me gustaría que pusieras un pequeño cascabel dentro del ataúd. Es como la campanilla que llevan los peregrinos. ¿Podrías hacer también esto por mi?
  • Te daré la campanilla. ¿Algo más?
  • No, nada más que el cascabel. Siempre eres tan amable conmigo, tendré una muerte plácida.

Dicho esto, cerró los ojos despacio. En sus labios inertes se dibujaba una ligera sonrisa. Su cara transmitía paz. La enterraron con un pequeño cascabel bajo el árbol que tanto le gustaba. Colocaron una bonita lápida con el nombre de su familia grabado.
Sin embargo, antes de que pasara un año, la familia y amigos del hombre le persuadieron para que volviera a casarse. Le decían:

  • Aún eres joven. Es más, eres hijo único y no tienes descendencia. Como samurai, debes tener una esposa. Si mueres sin descendencia, quién se encargará de tu funeral y de la tumba de tus ancestros?

El hombre, tras un tiempo, accedió a casarse con una chica de 17 años de la que se enamoró.

Nada interrumpió su felicidad durante los primeros 7 días. Pero ese día, sin embargo, el samurai tuvo que ausentarse por unos días, dejando sola a su nueva mujer. Ella se sentía extraña e incómoda, y no podía dormir.

Sobre las 2 de la noche escuchó como el sonido de un pequeño cascabel. Se preguntó de dónde venía ese sonido. Parecía que venía del jardín. El cascabel sonaba cada vez más fuerte, hasta que se percató que al lado de la cama se encontraba una mujer de blanco con un pequeño cascabel en la mano. Intentó levantarse y gritar, pero no pudo.

La mujer tenía el pelo largo, y no tenía ni ojos ni lengua, pero susurró:
No debes estar aquí, en esta casa. Yo era la única que debería ocupar esta casa. Debes irte, pero no debes hablarle a nadie sobre mi. Si le hablas de mi a mi marido, morirás.
La nueva mujer se desmayó, presa del miedo.

Al alba despertó pero no le habló de lo sucedido a su marido.
La noche siguiente, más o menos a la misma hora, la mujer de blanco con el cascabel volvió a la habitación, y dijo:

  • Debes irte ya, sin hablarle a nadie de mi. Si le hablas de mi a mi marido, morirás.

Cuando el samurai regresó a casa, su mujer se arrodilló ante él y le suplicó:

  • Lo siento, pero debo regresar a casa de mis padres.
  • ¿No estás cómoda aquí? ¿Te ha pasado algo en mi ausencia?
  • No, todo el mundo ha sido amable conmigo, pero no me está permitido ser tu esposa. Debes dejarme – dijo llorando.
  • ¿Qué te ha pasado? ¿Quieres decir que quieres divorciarte?
  • ¡Si no me voy, moriré!

Tras pensarlo un rato, dijo:

  • Si me das una razón, te dejaré ir libre. Pero sino, nunca me divorciaré, por miedo a que esto pueda atraer la desgracia a mi familia.

Tras escuchar esto, ella confesó todo y añadió:

  • Ahora que te lo he contado, ella vendrá a matarme.
  • Estás demasiado nerviosa. Me siento fatal por ti, pero quizás tuviste una pesadilla. No quiero divorciarme de ti. Pero esta noche también tengo que dejarte sola. Encargaré a dos de mis hombres que hagan guarda en la puerta de nuestra habitación toda la noche para que puedas dormir.

Como él era bueno y atento, ella confió y decidió quedarse en casa.

Los dos guardias eran fuertes y valientes. estaban jugando al go (Wikipedia) mientras la joven esposa dormía. Pero sobre las 2 se despertó al oír la campana, que cada vez sonaba más cercana. Saltó de la cama y gritó. Pero en la habitación no había nada ni nadie. Corrió hacia los guardias, que estaban petrificados, sentados frente al tablero del go. Les gritó y zarandeó, pero no reaccionaban.

Más tarde ambos dijeron:

  • Oímos sonar un cascabel y a ella gritar. Nos dimos cuenta de que ella nos zarandeaba, pero no podíamos movernos o hablar.

Al alba, cuando el marido regresó a casa y entró en la habitación, encontró a su joven mujer tumbada sobre una gran mancha de sangre, sin cabeza. Los dos guardias estaban durmiendo, sentados en un tablero de go.

Al oír los gritos del samurai, se despertaron y comprobaron la terrible escena. No encontraron la cabeza en la habitación. Había un reguero de gotas de sangre que llevaban al jardín. Para su sorpresa, el fantasma de la primera mujer permanecía de pie sobre la tumba, con el cascabel en una mano y la cabeza en la otra.

Uno de los guardias atravesó al fantasma con su katana, y éste cayó en pedazos sobre el suelo del jardín.

Original de Lafcadio Hearn.

 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*