Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: Las Lágrimas del Hombre-Tiburón

Artículo actualizado el

Hace mucho, mucho tiempo,vivió un hombre llamado Totaro cerca del Lago Biwa (Google Maps), en Ohmi, Prefectura de Shiga. Tenía 29 años y estaba soltero. Su mayor anhelo era casarse con una mujer hermosa.

Un día, mientras Totaro cruzaba un puente, descubrió a una extraña criatura, en cuclillas, cerca de la barandilla del puente. Tenía apariencia humana, pero su rostro era negro como la tinta y sus ojos verdes como la esmeralda. No solo eso, sino que su bigote era como el de un tiburón.

Tras vacilar por un momento, Totaro preguntó a la extraña criatura:

  • ¿Estás bien?
  • Soy un hombre-tiburón. Antaño trabajaba en el Palacio del Rey Dragón, pero cometí un error, me despidieron y me exiliaron del Palacio. No tengo comida ni lugar donde cobijarme. Si tienes un poco de compasión, por favor, dame algo de comer y encuéntrame un lugar donde dormir.
  • Ven conmigo. Tengo un gran jardín con un estanque. Puedes vivir allí el tiempo que quieras. También te daré algo de comida.

Desde entonces el hombre-tiburón estuvo en el estanque y Totaro le había alimentado. Tras medio año, un día, cuando Totaro se acercó a un templo, se cruzó con una chica preciosa. Estaba en su adolescencia y tenía una piel suave y brillante. Se enamoró de ella instantáneamente. La siguió a hurtadillas hasta su casa. Preguntó a varios vecinos sobre ella.

Le contaron que se llamaba Tamana y que sus padres reclamaban diez mil joyas como regalo de compromiso, para poder emparejarse con su hija. Parecía imposible para un hombre como él poder reunir esa cantidad de joyas.

Desde entonces Totaro no pudo olvidar a aquella hermosa chica. No podía dormir y no tenía apetito. Empezó a ponerse enfermo. Llegó un momento en el que estaba al borde de la muerte.

Totaro dijo al hombre-tiburón:

  • Tras mi muerte, nadie podrá cuidar de ti. Lo siento mucho.

Al escuchar esto, el hombre-tiburón comenzó a llorar. Sus lágrimas se transformaron en preciosas joyas, que rodaron hasta el suelo de tatami.

Viendo esto, Totaro saltó de la cama, gritando:

  • ¡Me he curado! ¡No pienso morirme!

El hombre-tiburón dejó de llorar y preguntó a Totaro qué había pasado.

  • Necesito diez mil joyas para poder casarme con ella. Necesito que llores hasta que reunamos esa cantidad de joyas.

El hombre-tiburón le dijo, negando con la cabeza:

  • No puedo, lloré porque pensé que te ibas a morir. Ahora que te has recuperado no puedo llorar.
  • ¿Qué puedo hacer? Sin las diez mil joyas no puedo casarme con ella.

Tras pensarlo por un rato, el hombre-tiburón le dijo:

  • ¿Por qué no me llevas a la costa con un poco de sake y algo para picar? Mirar al mar y recordar mis buenos tiempo seguro que me hace ponerme triste y lloraré.

El hombre-tiburón pasó toda la mañana del día siguiente en la costa, mirando al mar y hablando de su vida en el Palacio del Rey Dragón. Pronto comenzó a angustiarse y comenzó a llorar. Sus lágrimas rojas se transformaron en joyas. Por fin Totaro consiguió sus diez mil joyas. Exclamó, contentísimo:

  • ¡Ahora puedo casarme con ella!

Justo entonces, el Palacio del Rey Dragón se elevó sobre las aguas, apareciendo ante ellos.

El hombre-tiburón le dijo a Totaro:

  • Deben haberme concedido una amnistía. El Rey me llama. Debo decirte adiós.

Diciendo esto, el hombre-tiburón desapareció en el mar.

Totaro envió las diez mil joyas a los padres de Tamana y se casó con ella.

Original de Lafcadio Hearn.

 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.