Most Viewed

Últimas historias japonesas

Historia corta: La Rata y el Milano Negro

Caballo negro galopando

Hace mucho, mucho tiempo, vivían en el  campo dos hombres, que habían sido amigos desde la niñez. Ambos tenían una sorprendente habilidad especial: podían transformarse en cualquier animal.

Un día estaban hablando de su habilidad. Uno de ellos dijo:

  • Podemos transformarnos en cualquier clase de animal. Así que, ¿por qué no sacamos dinero con ello?
  • ¿Se te ocurre alguna idea?
  • Sí, tengo algo en mente con lo que podemos ganar dinero.

Pronto trazaron un plan para llevarlo a la práctica. Uno de ellos se transformó en un precioso caballo negro, y el otro se hizo pasar por el dueño del caballo. Se acercaron a la ciudad vecina. El caballista, a lomos del caballo, iba gritando por las calles que vendía el caballo.

  • ¿Alguien necesita un caballo? Es uno de los caballos más bonitos del país.

Mucha gente se acercó a ver el precioso caballo negro.

  • Es cierto, es un buen caballo – Dijo la gente al verlo. Y cada uno fue haciendo una oferta.
  • ¿Qué tal si me lo vendes por 2 ryo?
  • Véndemelo a mí. Te daré 4 ryo.
  • Yo lo compro por 8 ryo.
  • ¡Te doy 10 ryo!

Por último apareció un comerciante rico que compró el falso caballo por 12 ryo. Estaba muy contento con su nueva adquisición. Dejó el caballo en los establos, y le dio un montón de hierba y paja para comer.

A la mañana siguiente, sin embargo, el caballo no estaba allí. Ordenó a sus empleados que buscaran el caballo por toda la ciudad. Pero todos sus esfuerzos fueron en vano.

Mientras tanto los dos hombres estaban disfrutando, comiendo y bebiendo, con los beneficios del negocio.

  • No vamos a tener que volver a trabajar en la vida gracias al negocio que nos hemos inventado.

Al poco tiempo ya habían fundido todo lo ganado, así que fueron a otra ciudad a llevar a cabo el mismo truco.

  • ¿No necesitan un caballo? Este es uno de los caballos más increíbles del país.

La gente que vio al caballo exclamó:

  • ¡Qué caballo más bonito!

Un hombre acaudalado lo compró por 15 ryo. Como había escuchado el rumor de que un buen caballo había desaparecido en una ciudad vecina hace poco, ató el caballo a un poste con una cuerda y atrancó la puerta del establo firmemente con la intención de que su caballo estuviera a salvo.

Sin embargo, a la mañana siguiente, como temía, el caballo había desaparecido. Se preguntó cómo fue capaz de escapar de allí. Comprobó palmo a palmo el establo, pero lo único que encontró fue una araña tejiendo su red. Cuando intentó atrapar a la araña con sus dedos, ésta se transformó en un hombre al momento.

  • ¡Sabía que eras un miserable ladrón!

El ricachón ató las manos del ladrón en su espalda y lo llevó hasta el guarda. El ladrón fue sentenciado a muerte, ya que había engañado a mucha gente a lo largo del tiempo.

Llegó el día en el que el «hombre araña» iba a ser asesinado. Justo cuando estaba a punto de ser colgado, pidió a los oficiales, en el cambo de ejecución:

  • Estoy decidido a morir, ya que he cometido muchos crímenes. Pero ¿Me permitiríais trepar a lo alto de esa lanza antes de ser asesinado? Es la última petición que tengo antes de morir.

Dijo, mientras señalaba un enorme palo de bambú.

  • Como es tu última voluntad, te la concederé. ¿Pero serás capaz de treparlo?
  • ¡Observa!

Tan pronto como le desataron y le pusieron ante el palo, se transformó en una rata y comenzó a trepar. La rata, en lo alto del palo, miró a su alrededor y chilló. Entonces apareció un milano real negro, descendió, cogió a la rata entre sus garras y salió volando.

Los oficiales se quedaron sin palabras.

Un mes después, los dos amigos estaban comiendo, bebiendo y charlando como siempre. Como habían vuelto a gastar todo su dinero, decidieron intentarlo una vez más.

  • Hagámoslo otra vez. Esta vez yo seré el caballo.
  • Pero si fallamos, ¡nos cuelgan fijo!

Eligieron una nueva ciudad, lejana de las dos primeras, para llevar a cabo su plan. Así pensaban que nadie les reconocería.

  • ¿Nadie necesita un caballo? Este es uno de los caballos más bonitos de todo el país.

Pero el rumor se había extendido por toda la zona y la gente de esa ciudad ya se sabía la historia. Nadie picó el anzuelo de los ladrones, y decidieron tenderles una trampa. Éstos notaron que algo no cuadraba, y sintieron que estaban en peligro. Entonces el caballo se transformó en una rata y el hombre que iba a hombros del caballo se transformó en un milano negro. Pero en ese momento un gato atrapó a la rata, y el milano fue alcanzado por una bala.

 

Imagen de portada de sandeepachetan.

 

Hasta aquí otra de las historias tradicionales japonesas que hemos traducido. Como ves, muchas de estas historias nos chocan pues no le encontramos una moraleja, acaban bruscas o no le vemos el sentido desde nuestro prisma occidental. Estamos acostumbrados a otro tipo de cuentos. Aún así queremos trasladarte esta colección de historias para empaparte un poco más de la cultura y tradición japonesas.

Puedes leer todas las historias en el siguiente enlace:

Muchas gracias por leernos. Puedes dejar tus comentarios e impresiones sobre estas historias justo debajo de estas líneas. Y recuerda que, si nuestra web te ayuda a planificar tu viaje, puedes premiarnos comprando tu Japan Rail Pass o reservando tus hoteles en Booking a través nuestro. Te costará lo mismo y nos ayudarás a mantener la web.

 

Checklist para tu viaje a Japón

  • Busca tu alojamiento en Tokyo o Kyoto a través de Booking.com. Generalmente podrás reservar sin pagar nada por adelantado. Paga cuando hagas el checkout. Cancelaciones gratuitas.
  • ¿Prefieres Alquilar casa en Kyoto o en Tokyo?
  • Echa un ojo a nuestro Equipaje para Japón.
  • Compara precios de vuelos y busca las mejores ofertas.
  • Si vas a visitar más de una ciudad, compra tu Japan Rail Pass.
  • Compra tu Tarjeta SIM o Pocket Wifi antes de viajar a Japón.
  • Lleva siempre un Seguro de Viaje. Es importante.
  • Reserva excursiones o restaurantes de Kyoto a través de Voyagin y consigue importantes descuentos.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no será publicada.*