Most Viewed

Últimas historias japonesas

Sobre nosotros

Mi nombre es Eduardo, tengo 37 años y no soy el típico enamorado de Japón desde que era pequeño gracias al anime.

Hasta hace bien poco nunca me había parado a pensar sobre el país del sol naciente. Siempre que había visto algo relacionado con Japón me había gustado pero como era algo que veía inalcanzable, no le prestaba demasiada atención.

Edificio Nintendo en Kyoto
Yo en el edificio original de Nintendo en Kyoto

 

Hasta que un día mi novia Elena me dijo: Este año quiero ir a Japón. Es mi sueño desde niña. Yo, iluso de mi, respondí: Vale, sin problema.

Esos días, hablando con un amigo que se pega buenos viajes cada año, nos animó a que hiciéramos el viaje por libre, sin mediación de agencias.

Soy un manías y me gusta preparar bien las cosas. Y más cuando decidimos lo de ir por libre. Es un viaje de mucho dinero y hay que exprimirlo al máximo. Así que tenía 4 meses para empaparme de todo lo que queríamos ver, preparar rutas, lugares, leer anécdotas… Todo lo que hiciera falta para sacar el máximo partido al viaje.

La que tenía ilusión por ir era mi novia. Pero cada día que pasaba leyendo blogs, viendo guías, Youtube… me gustaba un poco más lo que veía y me entraban más ganas por viajar allí. Empezó a salir de dentro de mi una pasión por Japón que hasta ese momento no sabía que existía. Antes de viajar tenía todo el planning en mi cabeza, me sabía nombres, fechas, lugares, rutas… y llegó el gran momento de viajar.

Fue un impacto desde el primer momento. Habíamos visitado otros países pero nunca habíamos salido de Europa. Cada interacción en una tienda, cada gesto, cada pregunta que hacíamos a un japonés… todo fue sumando para que me enamorara completamente del país. Tanto que el último día, antes de subir al avión que me devolviera a España, casi se me saltan las lágrimas. Incluso ahora al escribir estas lineas me emociono al recordar los momentos vividos allí.

Un par de meses después de volver seguía pensando en Japón, en su cultura, en la amabilidad de su gente, tanto que decidí ponerme a estudiar japonés por mi cuenta. Sin ningún objetivo en mente, simplemente por curiosidad. Por saber cómo se forma un idioma totalmente diferente al nuestro, en estructura y en símbolos.

Y unos meses después, aquí estoy, creando mi propio blog, en el que intento aportar algo nuevo a las grandes webs que existen con información sobre Japón. Para hacer una web más que ofrezca lo mismo prefiero no hacer nada. Así que si veis que me tuerzo, dadme un capón!

Podéis comentar lo que gustéis, darme sugerencias, correcciones… en los comentarios de la web o en el correo konnichiwa@japonmola.com.

Pd: Ahora mi novia dice que ha creado un monstruo!!!

pd2: Ya no es mi novia, ¡es mi mujer!